martes, 17 de julio de 2012

Piso el freno y se va hasta el fondo

Piso el freno y se va hasta el fondo, noto el pedal de freno muy duro, piso el pedal y no frena, cuando piso el freno vibra el volante. Estas cuestiones, descripción y elementos, averías clásicas y comprobación de componentes del sistema de frenada a continuación.







En esta figura vemos un sistema de frenos de un coche convencional sin ABS para empezar por lo mas básico, su funcionamiento. Vamos a describir primero sus elementos.

1. Bomba de Freno: 
Mecanismo en forma de cilindro encargado de enviar presión a través de los tubos hasta las cuatro ruedas del vehículo. Éste dispone de cuatro salidas, una para cada rueda.

2. Depósito de líquido de frenos:
Deposito o vaso para el llenado de liquido de frenos y el suministro constante de éste hacia la bomba.

3. Servofreno:
Con este mecanismo basado en un pulmón interior y aprovechando la depresión de los colectores de admisión vamos a lograr una gran ayuda en el momento que pisamos el pedal de freno. La fuerza de nuestro pie no irá directamente al eje de la bomba sino que empujará el vástago interior del máster o servofreno. Este a su vez enviará esa fuerza multiplicada al eje empujador de la bomba reduciendo así el esfuerzo en el pedal considerablemente.

4. Pedal de freno:
Órgano mecánico o palanca con la que accionamos los frenos con el pie desde el habitáculo.

5. Testigo de desgaste de pastillas de freno:
Éste es el testigo luminoso que enciende en el cuadro de instrumentos cuando las pastillas de freno se encuentran al mínimo. Normalmente consta de un cable instalado en la misma pastilla. Cuando el ferodo de ésta se desgasta el disco de freno toca este cable o sensor y envía la señal para encender el testigo de pastillas de freno.
6. Discos de freno:
Cada rueda dispone de un disco de freno o mordaza según modelos. Éstos van fijados a la transmisión o al buje girando a la vez que las ruedas con un cojinete interior. Su mecanizado y estado debe ser óptimo para un buen acople de las pastillas y una frenada correcta.

7. Pinzas de freno:
Las pinzas van sujetas al buje de cada rueda. Disponen de pistones interiores que son empujados por la presión del liquido de frenos rozando las pastillas de freno contra los discos y consiguiendo la frenada.

Funcionamiento:
El funcionamiento del sistema es teóricamente sencillo, siendo en este caso el mas básico al carecer de ABS.Presionando el pedal desde el habitáculo con el pie ponemos en funcionamiento el máster o servofreno. Éste, gracias a la ayuda de la aspiración del motor, envía la fuerza del pie multiplicada al eje de la bomba, cuando este eje es empujado envía la presión del liquido a través de las tuberías para empujar los pistones de las pinzas, atrapar las pastillas sobre los discos y detener el giro.
En el Circuito trasero se suele montar una válvula o repartidor de frenada, que regulará la presión al eje trasero según la carga que llevemos en el coche.

Preguntas frecuentes relacionadas:
Ahora vamos a intentar dar explicación y solución a las preguntas y dudas mas típicas en averías del sistema de frenada.

- Piso el freno y se va hasta el fondo.
Normalmente en este tipo de avería tenemos que verificar primero que no haya ninguna fuga en todo el circuito del liquido de frenos, si la presión fugara por algún sitio el pedal se nos iría a fondo.
Si no encontramos fugas en el circuito nos vamos directamente a la bomba. Interiormente ésta está constituida por una mecanización en forma de cilindro, un eje interior y sobre el eje unos retenes que separaran cada zona de la bomba y mantienen su presión interior.
Estos retenes pueden llegar a desgastarse por el paso del tiempo y su uso, por un mal estado del liquido de frenos o presencia de agua en el circuito o simplemente por un fallo en su fabricación. El síntoma claro de una pérdida de presión en el interior de la bomba es que el pedal se vaya a fondo, en este caso sustituiremos bomba.
También se puede dar el caso que después de una reparación en el sistema o avería fortuita encontremos aire dentro del circuito del liquido de frenos, esto nos podría provocar el síntoma o notar el pedal duro.

- Noto el pedal de freno muy duro.
Como hemos apuntado antes, el servofreno o máster es el encargado de dar ayuda en el momento de la frenada. Esta ayuda en el pedal se hace indispensable ya que si este órgano fallara, la presión que deberíamos hacer sobre el pedal para conseguir detener el vehículo nos podría resultar imposible. Un motivo por el cual notamos el pedal duro al frenar puede ser el descrito.
También la presencia de aire o agua en el circuito por un mal sangrado o por un fallo de estanqueidad en el circuito nos puede dar el fallo.
Otro motivo podría ser un fallo en la aspiración que llega al máster o servofreno desde el colector de admisión. Podría estar un tubo roto o flojo en su anclaje, esto dejaría al pulmón si fuerza provocando el síntoma de pedal duro.

- Piso el pedal y no frena:
Ahora notamos un buen tacto en el pedal pero el coche no frena. Primero de todo vamos a asegurarnos de que el liquido y la presión llega hasta cada rueda. Aflojamos los sangradores de uno en uno y pisamos pedal para verificar, si no llega comprobamos que los tubos estén libres de suciedad o deformaciones y nos aseguramos del buen funcionamiento de la bomba. También tenemos que ver que las pinzas de freno no estén clavadas u oxidadas y que sus pistones hacen el recorrido sin problema.

- Cuando piso el freno vibra el volante:
Aquí claramente tenemos una deformación en los órganos móviles de uno o varios ejes. Podemos encontrar el desequilibrio tanto en los discos de freno como en los bujes donde van montados. Ahora con un reloj comparador nos aseguramos siempre de que pieza es la defectuosa para renovarla.

- Cuando piso el freno enciende el testigo de avería:
Probablemente esté fallando una lámpara de freno o el interruptor que las activa situado en el pedal de freno.  En muchos modelos actuales y sobretodo los equipados con ESP activarán el testigo de motor o ABS cuando se produzca esta avería.

- Ruido metálico al frenar fuerte:
Alguna marcas instalan chivatos sonoros en sus pastillas de freno. Son pequeñas placas metálicas que rozan con el disco cuando las pastillas se encuentran al mínimo, el ruido indicará que debemos renovar los frenos.
También hay marcas que no montan chivatos y se guían por las revisiones periódicas, si la pastilla llega a su fin y no queda ferodo con que frenar escucharemos también el roce metálico.

- Los frenos chirrían o hacen ruido:
Hay multitud de marcas en el mercado que fabrican pastillas y discos de freno, cada una con sus características y propiedades. De fábrica nuestro vehículo monta material original, es decir, los discos y las pastillas están diseñados para funcionar juntos y preparados para las características del vehículo. Si en el momento de renovar nuestros frenos decidimos montar segundas marcas podemos encontrarnos con este tipo de problemas.
También se puede producir por una limpieza ineficaz a la hora del montaje o simplemente se puede tratar de un ruido de rozamiento que desaparecerá con el rodaje y el uso de los mismos.

. Notas:

- Siempre que vayamos a sustituir discos o pastillas de freno debemos asegurarnos que sus medidas y puntos de anclaje coincidan perfectamente.
- Lógicamente, estas reparaciones se deben hacer con los frenos fríos, la temperatura de unos frenos nos puede causar quemaduras graves.
- La limpieza tanto de los discos de freno como de la superficie del buje donde se apoyan es vital para evitar problemas. Lijar las pastillas suavemente sobre una superficie plana y con lija fina ayudará notablemente a que éstas se adapten con mayor facilidad a la superficie del disco.
- Siempre tenemos que hacer un rodaje de frenos cuando los sustituimos ya que hasta que las pastillas de freno no se adapten completamente a la nueva superficie la distancia de frenada sera mayor.
- Los frenos son un órgano vital para nuestra seguridad, siempre se deben revisar periódicamente y si su ferodo se encuentra por debajo de 1/3 de su grosor debemos renovarlos.








.
Publicar un comentario en la entrada